Amor de mi Vida

F. Castro / El Sol

Cuauhtémoc y Rita Torres han estado casados ​​por casi seis décadas. Todavía mantienen el amor fuerte después de todos esos años.

La foto en blanco y negro muestra a una joven pareja el día de su boda. El acaba de llegar a la edad adulta a los 21 años, mientras que ella todavía está en la escuela secundaria a los 17.

Han pasado casi seis décadas desde que se tomó la foto en 1961. El cabello de la pareja ahora es blanco. Les duelen las rodillas y los hombros de vez en cuando. Pero el amor y el cuidado que se prometieron el día de la bendición todavía está muy intacto.

Cuauhtémoc y Rita Torres de Mission Hills han estado casados por 58 años. Y todavía están profundamente enamorados el uno del otro.

Se conocieron en agosto de 1961 cuando el vecino que vivía entre sus casas en el este de Los Ángeles los presentó. Pronto comenzaron a salir, pero no sin confrontar algunos problemas de idioma. Rita, nacida en los Estados Unidos y Cuauhtémoc, nacido en México, admitieron que sus conversaciones iniciales estaban en un (spanglish) roto.

"Yo no hablaba español y él no hablaba inglés", recuerda Rita, de 76 años.

"Él solía preguntarme cosas y no lo entendía, así que solo decía que no", agrega con una sonrisa.

Pero fue amor a primera vista. Para su primera cita fueron a un gran baile en el Palladium: Celia Cruz "la Reina de la Salsa" estaba allí, recuerda Rita.

"Le dije a mi sobrina, ‘ves a ese tipo, me voy a casar con él’ ", dijo.

Cortejo rápido, matrimonio largo

Después de la primera cita, las chispas volaban y comenzaron a salir regularmente. Para diciembre, solo cuatro meses después, estaban casados.

Cuauhtémoc, de 80 años, recuerda la forma en que propuso.

Estaban en un automóvil yendo a una fiesta. "Le dije, ‘¿qué dirías si te preguntara si quieres casarte?’ Solía decir ‘no’ todo el tiempo. Esa fue la única vez que dijo ‘sí’".

Rita agrega: “Esa es una de nuestras recomendaciones para un matrimonio duradero. Asegúrate de que quieres casarte”.

El día de la boda fue memorable. El automóvil de Cuahtemoc no arrancaba, llegó tarde a la iglesia, olvidó cambiarse los zapatos de trabajo que tenían agujeros, y las personas que estaban haciendo el pastel se perdieron yendo a la casa donde estaban haciendo la fiesta.

"Pero sobrevivimos", dice Rita, quien terminó la escuela secundaria seis meses después de casarse.

Han estado "sobreviviendo" desde entonces. Tienen una hija y un hijo, cinco nietos y tres bisnietos. Celebraron su 50 aniversario de boda hace casi una década mientras estaban en un viaje de una semana a Kauai.

Se mantienen activos e involucran a los miembros del club de adultos mayores en el Parque Las Palmas de San Fernando. Rita ayuda a organizar eventos y comidas allí, mientras que a Cuauhtémoc le gusta charlar con todos.

Disfrutan especialmente los eventos anuales del Día de San Valentín. Es un momento para compartir con otras parejas y amigos.

Siempre juntos

Han tenido altibajos en su matrimonio, como todos los demás. Y también hubo peleas ocasionales, sin embargo, nada importante.

Y lo lograron todo el tiempo.

"Peleamos, pero al final del día, nos contentamos", dijo Rita, señalando que Cuauhtémoc "tiene la sangre liviana y una buena naturaleza".

"Él podría estar enojado conmigo, pero al final del día se olvida", dijo.

"Es como una batalla perdida con ella", dijo Cuauhtémoc, con una sonrisa.

Otro de sus secretos: "nunca te vayas a la cama enojado", dijo. Y siempre van a lugares juntos. Fiestas, viajes, decisiones financieras, boliche, incluso las compras se realizan al unísono y de acuerdo.

Ese es uno de los principales secretos de su largo matrimonio. "Traten de vivir su vida de casados juntos", dice Rita. "Nada de eso, ’voy con mis amigos’, y uno va por un lado y el otro va por otro lado".

Nunca han estado separados, aparte de los tiempos en que Rita estaba dando a luz.

"Nunca me quedé fuera de mi casa", dijo Cuauhtémoc.

Y se cuidan el uno al otro.

Si uno de ellos no se siente bien, el otro lo cuidará.

Rita se sometió a una cirugía en ambos hombros y Cuauhtémoc la ha estado cuidando.

"Él es la enfermero y el ama de llaves, y no se queja", dijo. "Me dio una buena vida todos estos años y ahora es el momento de pagar", dijo Cuauhtémoc, y agregó que "casarse es una gran responsabilidad".

Dicen que las parejas deben estar listas para enfrentar obstáculos, aceptar las peculiaridades de los demás sin ser irrespetuosos entre sí y saber que es a largo plazo. Incluso con cosas mundanas. Rita dice

que no le gusta lo que Cuauhtémoc ve en la televisión y viceversa, pero incluso si están viendo diferentes programas en la misma casa, a la hora de la cena, se sientan a la mesa y platican.

Después de la cena, Cuauhtémoc lava los platos y los seca.

Otro de sus secretos: “Guarda esos malditos teléfonos. La gente no habla entre sí ", dijo Rita

“Estar solo no es bueno para ti. Estar solo es algo terrible”, dice Cuauhtémoc, quien ha visto cómo la viudez y el divorcio pueden causar estragos en la salud y el bienestar de los demás.

Después de todas sus décadas juntos, saben que en última instancia dependen el uno del otro para tener fuerza, cuidado y amor.

"Ella es mi torre de fortaleza", dice Cuauhtémoc, quien luego ofrece el secreto más duradero de un largo matrimonio.

"Nunca dejamos de querernos".

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.