Después de 24 años en Estados Unidos, poco más de la mitad de su vida, Danilo Amaya considera a este su país. 

"Realmente me siento más como si perteneciera aquí que allá", dice el hombre de 46 años. 

“Allá” es su natal El Salvador, que dejó cuando era joven. Pero después de más de dos décadas en los Estados Unidos, su futuro "aquí" está en terreno inestable. 

El residente de North Hollywood es uno de los aproximadamente 200,000 salvadoreños bajo Estatus de Protección Temporal (TPS) que ahora enfrentan incertidumbre. El lunes 14 de septiembre, el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito dictaminó que la Administración Trump puede terminar el programa. 

Esto podría significar una posible deportación, a partir de 2021 cuando se expire el permiso de Amaya. TPS le permite tener un permiso para trabajar sin preocuparse por ser deportado. 

“Cuando escuché la noticia, estaba un poco confundido. No esperábamos tener una decisión negativa”, dijo Amaya, quien estaba en el trabajo cuando se anunció el fallo 2-1. 

“Vimos el caso DACA y pensamos que iba a ser algo similar, pero fue todo lo contrario. Al principio me sentí muy deprimido”, admite. En junio de 2019, la Corte Suprema de EE. UU. rechazó el intento de la Administración Trump de poner fin al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

La decisión de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito impacta no solo a los salvadoreños, sino también a haitianos, nicaragüenses y sudaneses: unas 300,000 personas en total, muchas de las cuales son padres de niños nacidos en Estados Unidos que nunca han viajado fuera de Estados Unidos, tampoco dominan ni hablan el idioma de la tierra natal de sus padres.

Los abogados que representan a los beneficiarios de TPS habían argumentado ante la Corte que poner fin a la protección priva a estos niños de sus vidas en Estados Unidos y coloca a los padres en una situación difícil de tener que salir del país sin sus hijos. Ninguno de los dos casos se considera una opción.

Larga Batalla

Las protecciones ofrecidas bajo TPS han estado en peligro los últimos dos años.

En enero de 2018, el presidente Trump anunció que el programa TPS terminaría para los salvadoreños el 9 de septiembre de 2019. El gobierno argumentó que el país centroamericano ya se había recuperado de los terremotos consecutivos de 2001 que llevaron a los Estados Unidos a aprobar el programa para ellos.

El anuncio se produjo el mismo año en que el presidente se refirió a Haití, El Salvador y varias naciones africanas como "países únicos".

Grupos pro inmigrantes demandaron y el Departamento de Seguridad Nacional extendió el programa hasta enero de 2020, cuando se otorgó otra extensión. El litigio ha continuado hasta ahora.

La decisión del tribunal se basó en una demanda que argumentó que el gobierno decidió poner fin al programa por razones racistas.

Dos de los tres jueces del panel dictaminaron que los demandantes no pudieron probar que la animadversión racial fue un factor cuando la administración canceló el TPS.

Según resumen de la decisión emitida por el tribunal: “Los [jueces] explicaron que si bien las conclusiones del tribunal de distrito de que el presidente Trump expresó animadversión racial contra los inmigrantes 'no blancos, no europeos', y que la Casa Blanca influyó en las decisiones de terminación del TPS, estaban respaldadas por pruebas de antecedentes, el tribunal de distrito no citó pruebas que vinculan la animadversión del presidente con las terminaciones de TPS, como la evidencia de que el presidente trató personalmente de influir en las terminaciones de TPS, o que cualquier funcionario de la administración involucrado en el proceso de toma de decisiones de TPS estaba motivado por la animadversión ”. 

Amaya y otros prometen continuar la lucha. 

"No tenemos miedo. Siento que esto nos está motivando a luchar, a trabajar aún más duro”, dijo Amaya. 

“Ojalá, con la ayuda de Dios, este (TPS) continúe. Tengo fe en que al final obtendremos algo positivo ". 

"Freedom Bus" 

El siguiente paso es un viaje en “Freedom Bus” que llevará a los beneficiarios de TPS en un viaje a través del país por 32 estados desde Los Ángeles a Washington, DC. 

Pablo Alvarado, director ejecutivo de la Red de Organización Laboral del Día Nacional (NDLON), dijo que la idea es reunir apoyo para su difícil situación. 

“Sabemos que los ciudadanos estadounidenses son mejores que Trump. Tenemos que convencer a la gente para que nos apoye en esta lucha”, dijo, y señaló que el objetivo final no es obtener una extensión de TPS, sino la residencia permanente. 

“Nos lo hemos ganado”, dijo Alvarado en referencia al trabajo que los beneficiarios de TPS han hecho durante décadas, los impuestos que han pagado. “Lo que mueve a este presidente son los sentimientos de odio y racismo. Lo que nos mueve es el amor de nuestra familia, el amor por nuestro trabajo, el deseo de ser libres”.

Alvarado comparó la decisión con un "tropiezo". 

“Vamos a utilizar los tribunales para luchar contra esto. Mientras respiremos, vamos a seguir luchando”, dijo. 

Amaya, quien ha estado activo en la National TPS Alliance, está considerando unirse al “Freedom Bus” durante una semana o dos. 

No se da por vencido y dijo que regresar a su país natal está fuera de discusión.

Tanto El Salvador como Estados Unidos perderían si los beneficiarios del TPS fueran deportados, dijo Amaya. 

“Sería desastroso para las familias salvadoreñas, especialmente ahora con la pandemia. No creo que mi país pueda soportar recibir a tanta gente y acomodarla. No puede ", dijo. 

Regresar a un país que apenas reconoce ahora, donde ya no tiene familiares cercanos, no es una opción para él. 

“Gracias a este permiso, pude obtener mi identificación, mi licencia de conducir. Pude comprar un auto. He podido viajar”, dijo Amaya, quien vivió por primera vez en Colorado cuando llegó a Estados Unidos. 

El hombre que trabaja en el departamento de limpieza de un hospital cree que la reciente decisión solo empujará a otros beneficiados por el programa a levantarse y actuar. 

"Mucha gente va a despertar del sueño que estaban teniendo y van a empezar a pelear", dijo Amaya.

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.