Tener un departamento de bomberos eficiente es algo que todos hemos dado por sentado.

Sin embargo, durante una serie de eventos de prensa, los miembros del Departamento de Bomberos del Condado de L.A. (LACoFD) compartieron los desafíos del día a día demostrando que no todo está bien para aquellos que han elegido esta noble profesión.

Desde varios puntos de vista, el personal de los bomberos de las estaciones del condado de L.A. compartió el mismo mensaje: El departamento de bomberos tiene equipos obsoletos, no hay suficiente personal y necesita mayor apoyo.

El jefe de bomberos del condado de L.A., Daryl Osby, habló abiertamente sobre el impacto que el equipo antiguo tuvo en el departamento cuando luchó contra los incendios forestales de Los Ángeles/Ventura.

“No sólo tuvimos que asignar recursos al Incendio Woolsey, sino que todavía necesitábamos asegurarnos que teníamos recursos aquí para proteger al resto del condado, a través de 175 estaciones, 2,300 millas cuadradas”, dijo. "Teníamos hombres y mujeres dedicados que venían a trabajar para ayudar, pero nos quedamos sin equipo”.

También dijo que más de la mitad del equipo que se utiliza en situaciones de emergencia tiene al menos 20 años o más.

Cuando se le preguntó sobre el impacto humano, el capitán de bomberos Daryl Osby dio noticias impactantes.

“Normalmente, la causa número uno de muerte de bomberos sería la muerte en la línea de servicio, pero desafortunadamente ahora es un suicidio.

“Hay un par de cosas para las que no estaba preparado cuando tomé esta posición. Como jefe de bomberos durante los últimos 5 años, he hablado en más de 50 funerales”.

Osby ha estado en la profesión de bomberos por más de 45 años. Destacó que la falta de personal, los bomberos y los paramédicos que no tienen el equipo que necesitan, y el estrés de la profesión han hecho el trabajo más difícil.

El jefe también señaló el cáncer como una causa de muerte incómodamente común para los bomberos, debido a la exposición a químicos y materiales durante la combustión que sus aparatos respiratorios y equipo de protección son incapaces de evitar ser absorbidos a través de la piel.

Osby con otros oficiales del departamento han puesto énfasis en colaborar con la junta para abordar el estrés mental y emocional.

“Incluso dentro de nuestra organización hemos tenido 7 suicidios en los últimos 8 años”, dijo.

Con la escasez de personal, las demandas del trabajo han aumentado y pueden afectar negativamente a las familias. Osby compartió un ejemplo de una esposa que visitaba la estación de bomberos de su marido e incluso cocinaba la cena para todos allí sólo para que pudiera ver a su esposo.  Un año después se divorciaron. 

Jason Ghorbani, Capitán de la estación de bomberos 33 en la ciudad de Lancaster, tiene una de las estaciones más ocupadas del condado donde reciben una llamada tras otra, lo que hace que sus bomberos estén en movimiento constantemente. Los que han visitado la estación han señalado que parece que las llamadas nunca se detienen y eso puede poner a los bomberos en un estado de agotamiento.

“Puedo decirte cómo está empezando a ser alarmante la tasa de escalada del volumen de llamadas. Mi estación de bomberos en promedio hace 34.7 respuestas al día. Cuando llegó el calor, tenemos más de 40 carreras al día. Y tenemos que gestionar esas respuestas con tres máquinas y 10 efectivos”, dijo Ghorbani, “Hacemos más con menos. Pero en algún momento no vamos a ser capaces de manejarlo”.

Ghorbani también subrayó la cultura de unión entre los bomberos para seguir adelante y hacer el trabajo que es tan necesario.

Kevin Hernández trabaja en el centro del 9-1-1 que envía todas las llamadas de emergencia. “Obviamente estamos lidiando con mucho estrés todos los días. Estamos tomando de 400 a 800 llamadas al día, durante el incendio de Woolsey fue cerca de 4,000 llamadas. Así que es estresante, pero a través de un buen trabajo en equipo somos capaces de hacer el trabajo”.

Cuando se le preguntó cuál sería su “lista de deseos de Navidad” Hernández señaló actualizar sus sistemas.

“Obviamente más personal y un mejor sistema de mapas. Los fines de semana a mucha gente le gusta ir de excursión, y algunos se lesionan y es muy difícil precisar exactamente dónde está alguien y se necesitan otros recursos, como helicópteros, tratando de averiguar dónde está el paciente y conseguirles la asistencia que necesitan.

“En cuanto a la dotación de personal, por ejemplo está el Incendio Woosley. Tuvimos miles de llamadas y, mientras hablamos de llamadas para los incendios, también tenemos que atender llamadas para otras emergencias médicas, otros incendios dentro del condado de Los Ángeles”.

El Dr. Clayton Kazan es el Director Médico de LACoFD y un Especialista de EMS que también sabe de primera mano lo que es hacer más con menos. Es el único médico del departamento.

“El departamento de bomberos de Nueva York tiene 9 directores médicos y 2 becarios. Así que solo me tienen a mi como el único director médico a tiempo completo y compartimos un becario. Así que está muy, muy difícil”.

Cuando hablamos de este creciente volumen de llamadas, y el hecho de que el volumen de llamadas ha subido un 50%, debe entenderse que ese volumen de llamadas no se extiende uniformemente. Afecta de manera más desproporcionada a las poblaciones de pacientes vulnerables, como la estación del capitán Ghorbani en Lancaster".

“Por cada minuto que un defribulador se retrasa en llegar al paciente, hay una caída del 7-10% en la supervivencia de ese paciente. ¿Qué comunidades son las más afectadas? Los que más acceden al 911 porque son los que son los más ocupados”.

Ghorbani dijo que los equipos no se pueden mover de las comunidades que son más tranquilas para dar a las comunidades que más lo necesitan porque todos los residentes necesitan y merecen tener cobertura.

La conferencia de prensa fue parte de una campaña de concienciación pública para encontrar dinero para poner al día el equipo del departamento del condado de Los Ángeles

La supervisora del condado de L.A., Janice Hahn, asistió a la serie de reuniones y está apoyando el esfuerzo.

“El cielo no se está cayendo, pero definitivamente estamos en una tormenta”, dijo el jefe Osby.

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.