El Aumento de los Homicidios Preocupa a la Policía

Altar de Giovanii (Gio) Ramirez, 15

El noreste del Valle de San Fernando, que es una de las áreas de la ciudad con las tasas más altas de COVID-19, también enfrenta otra pandemia: un aumento en los tiroteos que ha dejado al menos dos personas muertas y una herida en los primeros días de 2021.

La última víctima, Giovanii (Gio) Ramírez, de 15 años, estaba visitando a un primo joven que luchaba contra el cáncer cuando fue asesinado a tiros dentro del complejo de apartamentos Pierce Park a lo largo de la cuadra 12700 de Van Nuys Boulevard, cerca de la calle Borden en Pacoima.

Cuando la noticia de la muerte de Ramírez llegó a las redes sociales, los residentes locales se apresuraron a compartir su preocupación, publicando (en algunos casos) fotografías gráficas de la policía que rodeaba el cuerpo del joven y también lamentando el nivel de violencia en la comunidad.

“Es triste que nuestros hijos ni siquiera puedan estar a salvo allí. Necesitamos hacerlo mejor por nuestros hijos. Esto es muy desgarrador”, escribió Liz Bello.

“Está pasando demasiado últimamente”, lamentó Maribel Correa Puentes.

Aumento de los Homicidios

Los Ángeles ha experimentado más del doble de homicidios durante los primeros 12 días de 2021 que durante el mismo período de 2020, dijo el martes 12 de enero el jefe de policía de Los Ángeles, Michel Moore.

Moore dijo que se han reportado 19 homicidios en lo que va del año, incluidos tres hombres que fueron asesinados en el sur de Los Ángeles con una diferencia de seis horas entre sí el domingo.

La ciudad tuvo nueve homicidios durante el mismo período en 2020.

"La violencia a balazos ha continuado a una velocidad que necesita una gran preocupación", dijo Moore durante la reunión de la Comisión de Policía de Los Ángeles el martes. "De los 19 homicidios, 12 que conocemos en este momento, creemos, están involucrados en pandillas o están relacionados con pandillas de una manera u otra".

Moore agregó que el departamento está preocupado por “una cantidad de personas que están en libertad condicional de alto riesgo” y pueden estar contribuyendo al aumento de la violencia. Dijo que la pandemia de COVID-19 ha afectado la capacidad de los agentes de libertad condicional para supervisar a las personas en libertad condicional, y es posible que los agentes de la ley tengan que intervenir para proporcionar una supervisión adicional.

Pacoima ha sido escenario de varios ataques desde principios del año.

El 6 de enero, Herbert Nixon Flores disparó y mató a su exnovia, Karen Ruiz, cuando dejaba a su hija de 3 años en la casa de la niñera en la cuadra 9000 de Bartee Avenue, cerca de la esquina de Arleta Avenue y Wentworth Street. 

Ese mismo día, un hombre de 33 años resultó herido en un aparente tiroteo desde un vehículo a lo largo de la cuadra 13900 de Weidner Street, cerca de Laurel Canyon Boulevard. Cuando la policía llegó al lugar, encontraron a la víctima con heridas de bala. La policía dijo que se vio un sedán de color oscuro saliendo del área.

Moore dijo que habló con especialistas en intervención de pandillas que trabajan en las divisiones de South Los Ángeles y Hollenbeck en un esfuerzo por encontrar estrategias para frenar el aumento de la violencia.

Algunas de las sugerencias incluyeron aumentar la capacitación de los intervencionistas, agregar personal y garantizar que los nuevos intervencionistas y embajadores puedan coordinar sus esfuerzos con el Departamento de Policía de Los Ángeles para reducir la violencia.

Moore dijo que el personal intervencionista se había visto afectado por la pandemia de coronavirus y que el departamento estaba trabajando para proporcionarles pruebas rápidas adicionales de COVID-19 para que no tuvieran que esperar los resultados y, a la vez, pudieran volver al campo más rápido.

Disparos a Ramirez 

La policía no ha dicho que provocó el tiroteo de Pacoima que reclamo la vida de Gio Ramirez. El incidente tuvo lugar alrededor de las 6 p.m. el lunes 11 de enero. Pero el asesinato ha dejado a una familia tratando de entender qué sucedió, lo que para ellos es incomprensible.

“15 años ... Toda una vida por delante le quitó un acto sin sentido. Tanta potencial que nunca llegaremos a verlo vivir. Es difícil expresar con palabras el dolor que todos sentimos, pero sabemos que Dios está cerca de los que tienen el corazón roto, así que seguiremos confiando en Él”, escribió Blanca Estevane en GoFundMe (https://bit.ly/ 2XGy9sN) abierta para ayudar con los gastos del funeral.

Lilly Chávez, la tía de Ramírez, dijo que el adolescente se había cambiado recientemente al Instituto Militar de North Valley, lo describió como un niño al que le gustaba jugar videojuegos en línea con sus primos y era un "pequeño ayudante" para su abuela.

“Le gustaba pasar mucho tiempo con su abuela. Ayuda a su abuela a limpiar y organizar, sacar la basura”, dijo Chávez.

El día del ataque, Ramírez, que vivía en Sylmar, estaba visitando a tíos que viven en el complejo de apartamentos.

Ella dijo que él acababa de ayudar a descargar los comestibles y que "caminaba de regreso para conseguir un aventón y fue entonces cuando ocurrió el incidente".

Agregó que el hermano menor de Ramírez, Leo, de 11 años, “vio cuando ocurrió el accidente y vio morir a su hermano. Eso es muy traumatizante para él. Necesitará terapia ".

Identidad Equivocada y Pandillas

Alguien que conocía a Ramírez (y que pidió no ser identificado) lo describió como una “persona muy respetuosa que siempre decía 'hola' y conocía a todos en el edificio. No buscaría ningún problema ".

La persona dijo que Ramírez "fue confrontado por los sospechosos y luego tuvo un altercado con los sospechosos".

La persona también dijo que Ramírez había sido "metido en una pandilla unos días antes de su muerte".

Algunas publicaciones sociales han mostrado a personas lamentando la muerte de Ramírez mientras muestran lo que parecen ser carteles de pandillas.

Chávez dijo que, hasta donde sabe la familia, "pudo haber socializado con pandilleros, pero nunca fue parte de una pandilla".

El tiroteo puede ser el resultado de un error de identidad.

“(Los dos sospechosos arrestados) buscaban a otra persona que vive en los proyectos y estos chicos pensaban que mi sobrino era esa persona”, dijo Chávez, quien agregó que ahora se preocupa por el hermano de Ramírez.

"No me siento segura de que esté allí", dijo.

También dijo que hay cámaras de seguridad en el complejo de apartamentos, pero no funcionan.

"¿Cuál es el punto de tener cámaras que no funcionan y no pueden capturar accidentes como estos actos sin sentido que sucedieron?" Chávez cuestionó.

Varias otras personas que dicen conocer a Ramírez lo describieron como un buen niño.

“Era un chico muy bueno. Estaba en la Escuela Militar con mi hija ”, compartió Anna Martinez en Facebook.

“Gio era único en su clase. Era genuino, divertido, honesto e inteligente”, escribió Ricardo Oregón, quien realizó una donación a su cuenta de GoFundMe. “Estoy agradecido de haber sido su maestro en el séptimo grado y de tener muchos recuerdos hermosos de él. Mi más sentido pésame para su familia y seres queridos”.

“Gio era un estudiante brillante que siempre tenía una sonrisa para alguien que lo necesitaba. Su energía y felicidad fueron incomparables. Todos los que inspiro sentirán su pérdida”, escribió Brandy Brown.

“Gio fue un estudiante atento, cariñoso, servicial, divertido e increíblemente inteligente. Me siento muy afortunado de haber tenido la oportunidad de experimentar su brillo todos los días en sexto grado”, expresó Evan Diamond.

Dos Arrestos Realizados

Cuando la policía respondió a la escena, encontraron el cuerpo de Ramírez “tirado en el césped del patio de un complejo de apartamentos. Estaba inconsciente y no respiraba. [Y] estaba sufriendo múltiples heridas de bala”, según un informe policial.

Un video en las redes sociales muestra a oficiales de policía que intentan brindar primeros auxilios a un joven que yace en el suelo mientras un grupo de espectadores está cerca. Otro video compartido con el periódico San Fernando Sun / El Sol por un residente local muestra una gran cantidad de policías y paramédicos alrededor de un cuerpo envuelto en una sábana blanca.

Una persona que llamó al 9-1-1 informó que dos adolescentes huyeron de la escena después del tiroteo.

“Al mismo tiempo, otra unidad policial vio a los sospechosos que coincidían con la descripción corriendo dentro de un mercado local. Los sospechosos fueron detenidos”, dice el informe.

Los sospechosos fueron identificados como Walter Smith, de 21 años, y Ja'Ree Robertson, de 18, ambos afroamericanos y que ahora enfrentan cargos de asesinato. Permanecen bajo custodia en lugar de una fianza de $ 2 millones.

Una persona que habló con el periódico San Fernando Sun / El Sol dijo que los sospechosos supuestamente "vivían en Lancaster y se suponía que iban a pelear con otro tipo en el edificio", pero aparentemente se cruzaron con Ramírez y un altercado siguió.

La tía de Ramírez dijo: “Allí no se hace justicia. Hay un pequeño cierre porque estos tipos que le hicieron esto a mi sobrino ya no están ahí ".

Pero enfatizó que se necesita más seguridad en el área.

“Necesitan tener más seguridad, hacer más por la comunidad. No es justo que esto siga pasando".

Cualquiera que tenga información sobre el tiroteo del 11 de enero puede llamar al Departamento de Policía de Los Ángeles, al (818) 374-1925, y hablar con el detective de homicidios de la Oficina del Valle, Steve Castro.

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.